¿Cómo solicitar un préstamo para negocio?

0

¿Estás interesado en solicitar algún préstamo para negocio y así tener capital para tu plan de emprendimiento? No eres el único, ya que en realidad cada vez más personas tienen algún tipo de interés en lograr acceso al programa de financiación de las entidades adecuadas. Eso con el propósito de poder poner en marcha su proyecto comercial o su negocio con el capital que les permitirá hacerse un nombre en el mercado.

Para ayudarte a que puedas lograrlo en esta publicación te explicaremos todo lo que necesitas saber en un panorama básico sobre el acceso a la financiación de un préstamo para emprendedores. Lo cual te podría ayudar a costear todo tipo de gastos en tu plan de negocios como los puestos de trabajo o la creación y publicación de contenido publicitario.

 

¿Cuáles son los requisitos habituales para poder solicitar préstamos siendo autónomos?

Lo más importante para un autónomo cuando está intentando conseguir financiación bancaria o crediticia va más allá del tipo de interés al que se enfrentará o al mismo plazo de amortización de la deuda. En realidad tiene que ver con los requisitos y las condiciones que están preestablecidas por los prestamistas para poder recibir el compromiso de la concesión del préstamo.

Y es que a pesar de que estas herramientas financieras, están más accesibles que nunca, aún persisten ciertos parámetros que hay que cumplir como emprendedor para convertirse en un cliente de este producto bancario. Pues a fin de cuentas un préstamo es un servicio y para poder adquirirlo tienes que ser un beneficiario elegible.

Ten presente que los bancos son más flexibles para financiar negocios hoy en día, debido a que tienen en consideración que los ingresos derivados del cliente autónomo suelen ser variables. En consecuencia, a los requisitos tradicionales para la concesión bancaria puede que se le sumen otros criterios y valores estrechamente relacionados con el negocio que plantea el autónomo como propuesta comercial.

1. Cálculo del nivel de endeudamiento

Se trata de la capacidad del solicitante del préstamo para poder pagar de vuelta el monto que se recibe. De manera que para determinar si existe la capacidad de pago la entidad financiera que presta el dinero podría calcular el porcentaje de endeudamiento que tendrá en su economía personal.

El rango general establece que es elemental que esos valores no superen el 40% de lo que gana mensualmente. De hecho, en algunos casos se espera que ese porcentaje tenga un tope en un 25% de los ingresos actuales o de las estimaciones que se plantean en el plan de negocio diseñado a la entidad que da el préstamo.

2. No estar en listados de morosos

Este criterio es elemental en el proceso de aceptación de la solicitud de un préstamo por parte de un emprendedor, ya que los índices de morosidad entre autónomos y pymes son relativamente elevados. Por esta razón los bancos o los inversores no quieren arriesgarse a ofrecer fondos a una persona morosa que no cumplirá con ningún plazo de pagos ni con las tasas de amortización de la deuda.

De modo que casi cualquier entidad respetable que ofrezca préstamos se ve en la necesidad de verificar en la página de la ASNEF o la RAI si el solicitante figura como alguien con un historial de incumplimientos crediticios. Al menos antes de darle acceso a la financiación que necesita, convirtiendo a este paso en un requisito esencial para que las pymes y los autónomos puedan tener la concesión de préstamos económicos para su negocio.

3. Características del proyecto

Aquí es cuando se empiezan a valorar aspectos como los plazos de amortización según la duración del préstamo. Claramente, el detalle más relevante es el importe económico de la solicitud y porcentaje de la financiación para el proyecto que se plantea es otro aspecto crucial. Eso junto al destino que tendrá el dinero de la financiación.

De manera que este requisito viene siendo el análisis de la viabilidad financiera del proyecto para poder pagar la deuda asumida a corto o mediano plazo, en caso de que sea un préstamo de ese estilo. Lo cual es una solicitud habitual en muchas entidades financieras con domicilio en España para sus clientes que buscan financiación a través de ellas.

4. Vinculación con las entidades

Cuando ya existe una vinculación preexistente con el banco es más probable que se preste el dinero exactamente con las condiciones solicitadas. Es decir, cuando ya eres un cliente con cierto grado de antigüedad de esas entidades bancarias habrá más facilidades de tener concesión y así garantizar los resultados que necesitas en tu estructura de costos operativos.

Ahora bien, no hay que dejar de lado el tema de que el banco o la sociedad prestamista le van a poner mucha atención a la cantidad de préstamos que ya tengas vigentes con ellos, sin importar si son a un nivel personal o empresarial. Puesto que esta búsqueda de datos es la que le aporta el análisis del nivel de endeudamiento a quien te da el acceso a la financiación.

Cuando no existe esa vinculación contractual entonces es muy habitual que la banca te pida crearla con algún producto financiero de su cartera de servicios antes de tomar la decisión de darte los préstamos para los negocios de tus pymes.

5. Avales crediticios

Los avales crediticios siempre son exigidos según el grado de riesgos que vengan asociados al tipo de préstamos solicitados. Todo se determina en un estudio de viabilidad por parte de los bancos con base a la rentabilidad neta de la empresa o el tipo de proyectos que se plantean en el plan de negocio.

De cualquier forma no deja de ser cierto que la entidad bancaria sigue siendo un negocio que busca garantías antes de invertir una cantidad de dinero en un cliente. Por ello puede pedirle avales personales como una propiedad, la suma de una cuenta de ahorros o las participaciones en un fondo de inversión para tener seguridad de que esta persona pagará la cantidad de dinero que solicita según las comisiones de interés y los plazos preestablecidos.

Medios para conseguir financiación como empresa o como autónomo

Por otra parte, está el hecho de que es importante saber cuáles son los medios que existen hoy en día en España para conseguir el acceso a la financiación que tú necesitas a la medida de tu panorama económico.

Pues lo cierto es que ya no es obligatorio depender exclusivamente de una entidad bancaria tradicional para conseguir un préstamo, pues un proyecto puede conseguir fondos en otro tipo de instituciones. Las cuales tienen mayor disposición para darle el incentivo económico a emprendedores con un historial crediticio inexistente.

Sigue leyendo si quieres familiarizarte con los datos que definen a cada alternativa y los beneficios que caracterizan su atención a los usuarios de su red financiera.

1. Organismos públicos

En España no son pocas las instituciones públicas que ofrecen todo tipo de asesoramiento y apoyo financiero a los emprendedores que se acercan a ellas en busca de ayuda. Por ello no es una mala idea que busques datos de apoyo en el organismo público más cercano a tu domicilio, pues de seguro habrá unos cuantos que estén enfocados en promover y financiar el emprendimiento local.

En este tipo de espacios no solo te aportan el capital que necesitas para formar tu empresa o para llevarla hasta el siguiente nivel. Y es que resolverán todas tus inquietudes con bastantes detalles en cuanto al préstamo que tomas para financiar tu proyecto. Las cámaras de comercios de cada ayuntamiento son un buen lugar para empezar a buscar alternativas de financiamiento público. Las subvenciones son otros elementos asociados a los organismos públicos que pueden ser muy beneficiosos según el tipo de préstamo que necesites.

2. Entidades bancarias privadas y públicas

En España también es muy habitual conseguir financiamiento para una empresa o para un pequeño proyecto temporal como autónomo a través del Instituto de Crédito Oficial, conocido como ICO por sus siglas.

El Banco Europeo de Inversiones, BEI, y las entidades de la banca pública también han desarrollado toda clase de planes para incentivar el apoyo financiero a las Pymes que califiquen a sus líneas de préstamo. Las cuales resultan ser muy convenientes por sus bajos tipos de interés.

Por su parte, está el tema de que los bancos privados ofrecen un amplio espectro de planes de financiación para emprendedores y esta misma variedad permite que haya alternativas para todo tipo de necesidades.

3. Inversores de capital de riesgo

Estas vienen siendo aquellas instituciones financieras que ejercen una inversión directa de dinero en un proyecto o en un modelo de negocio a cambio de tomar un grado de participación temporal o permanente. Sobre todo cuando la rentabilidad empiece a darse con el paso del tiempo.

De modo que se puede afirmar que su objetivo es lograr que con el aporte de su capital de riesgo la empresa de los emprendedores aumente su valor. Y con esta inyección de capital el proyecto sufre un periodo de maduración que le permite sacarle un eventual beneficio a su inversión. Cerrando así un ciclo capitalista que le permite al inversor retirarse con un beneficio económico a raíz de su préstamo inicial.

4. Sociedades de garantía recíproca

Estas son instituciones sin ánimo de lucro que también carecen de un marco de actuación específico. Su propósito principal es promover el acceso al crédito financiero a las Pymes que los necesitan. Esto a través de la prestación de los avales que son exigidos por bancos y cajas de ahorro con servicios de prestamistas.

Por lo tanto, las pequeñas y medianas empresas se benefician de estas sociedades, ya que consiguen ese importante requisito que les urge para obtener el préstamo ante la entidad de crédito que más les interesa. También suelen aportar estudios que pueden plantear a un proyecto o a un modelo de negocios como una opción favorable ante los prestamistas, siempre y cuando así sea el caso.

 

5. Aceleradoras de Startups e incubadoras empresariales

Lo que diferencia a los préstamos de las incubadoras empresariales de las aceleradoras es la etapa en la que deberías acudir a ellas para conseguir financiación. Como su nombre lo dice, una incubadora puede ayudarte a construir desde cero el proyecto e incluso pueden ofrecerte asesoramiento que acompaña a la inyección de capital económico.

En cambio, una aceleradora está para acompañarte en estas etapas de escalar un modelo de negocios a un plano más rentable e innovador. Esas ayudas no se limitan a la capitalización de tu proyecto, ya que pueden ofrecerte todo tipo de herramientas como conexiones empresariales y entrenamiento especializado que se acompaña del tipo de préstamo solicitado.

Leave A Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Asimismo si pulsa el botón de Aceptar nos da su consentimiento para la aceptación de nuestra Política de Privacidad, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies