Apalancamiento financiero: ¿qué ventajas tiene?

0

Cuando oímos hablar de inversiones a menudo surge un término que puede perecer extraño: el apalancamiento. El concepto viene de hacer palanca, que significa apoyarse en algo para realizar una acción, y resulta muy esclarecedor.

Porque el apalancamiento en términos de finanzas es precisamente eso, apoyarse en un capital que no es nuestro al 100% para poder invertir y ganar dinero.

Existe la creencia generalizada de que para poder invertir es preciso tener un importante capital ahorrado. Sin embargo, no tiene que ser así necesariamente. Podemos realizar inversiones sin disponer de demasiado dinero y la solución es el apalancamiento financiero.

En este caso, el capital para invertir no proviene únicamente de los bolsillos del inversor, sino que procede también de fondos prestados. Por decirlo de otra manera, hacemos palanca con dinero ajeno para poder obtener beneficios propios.

Endeudarse para invertir

Ahora ya sabemos qué es el apalancamientoconsiste en contraer una deuda con alguna entidad para realizar inversiones y extraer una mayor rentabilidad. Para entender el mecanismo, lo mejor es poner un ejemplo.

Supongamos que el mercado de renta variable europeo está en ascenso y que se puede alcanzar una rentabilidad de un 12% en un periodo relativamente corto, por ejemplo en 6 meses. Si tenemos 6.000 euros para invertir y las previsiones se cumplen, en seis meses podríamos tener una ganancia de 720 €. ¿Y si pudiésemos invertir más? La ganancia entonces sería mayor, pero si no tenemos capital habría que solicitar un crédito. Eso es el apalancamiento: endeudarse para invertir.

El apalancamiento financiero se mide por ratios, en los que se establece una relación directa entre el capital total invertido y el dinero propio (relación 1:50, 1:100 etc.). Otra forma común de expresarlo es mediante porcentajes.

Y, ¿cómo se consigue ese dinero para invertir? La mejor recomendación es acudir a gestores financieros con experiencia y contratar fondos de inversión apalancados. Los fondos son uno de los productos financieros en los que más confían los inversores, porque proporcionan rentabilidad con un riesgo controlado.

Ventajas de los fondos de inversión apalancados

A través de los fondos de inversión apalancados el cliente puede incrementar la rentabilidad de su capital sin temor a sobresaltos innecesarios. El riesgo está siempre controlado. El inversor no está desprotegido a merced de los mercados, sino que cuenta con el respaldo de un gestor profesional.

La principal herramienta para asegurar un rendimiento con mínimo riesgo es la diversificación de la inversión: los especialistas en fondos eligen siempre las inversiones que más puedan beneficiar a los clientes. La clave está en combinar distintas posibilidades, como la renta fija y variable.

De esta manera, el capital no se expone a un solo tipo de producto sino que se reparte entre diferentes opciones. El riesgo, de esta manera, se minimiza; siempre habrá una parte del capital completamente a salvo.

Al margen de la diversificación, otro factor importante es saber analizar las corrientes de los mercados para aprovechar las oportunidades en el momento en que se presentan. Una persona de la calle probablemente no sabrá hacerlo; para eso están los asesores financieros independientes.

Y, ¿cuándo conviene apalancarse? La respuesta dependerá directamente de la relación entre intereses y ganancias. La previsión de ganancias ha de ser siempre superior a lo que se pague en concepto de intereses, porque, de lo contrario, la operación no saldría a cuenta. Para comprobar ese extremo es necesario calcular el ratio de apalancamiento y saber aplicar el resultado. 

Asesores financieros independientes

El apalancamiento financiero ha de realizarse siempre bajo las reglas del sentido común. Al igual que los mercados suben, también pueden bajar y generar pérdidas. Por eso, la primera regla de oro es no operar con cifras demasiado altas o bien reservárselo a los expertos. Hay que tener en cuenta que las operaciones de apalancamiento son en realidad una forma de préstamo y, como tales, están sujetas a intereses. Eso incrementa la presión; pagar intereses cuando se están sufriendo pérdidas no es nada agradable.

Por si fuera poco, el prestamista puede exigir en algún momento la aportación de más fondos en garantía. Es lo que se conoce como margin call o llamada de margen y se produce cuando el mercado cae, se generan pérdidas y se hace necesario añadir más capital para seguir operando.

El margin calles una de las peores situaciones a las que se puede enfrentar un inversor; significa que las cosas no se han hecho de la manera correcta.

La mejor forma de evitar sustos de este tipo es gestionar los fondos a través de asesores independientes. Se puede contactar con ellos a través de internet, pero hay que saber buscar. En la red proliferan brókeres que ofrecen ganancias millonarias en operaciones a corto plazo. No es oro todo lo que reluce. Si no queremos encontramos con problemas, conviene acudir a plataformas de confianza que cuenten con una trayectoria demostrada.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Asimismo si pulsa el botón de Aceptar nos da su consentimiento para la aceptación de nuestra Política de Privacidad, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
x Logo: Shield
Este Sitio Está Protegido Por
Shield
Leer entrada anterior
En qué consiste la tecnología IaaS y cuáles son sus ventajas

Hasta hace poco tiempo los sistemas IT eran más lentos porque muchas tareas se hacían manualmente. El tiempo empleado y...

Cerrar