Unas valiosas lecciones del póker que te pueden ayudar a emprender tu negocio

0

Siempre y cuando sea positiva, cualquier pauta es bienvenida en el momento de comenzar con un negocio. No es algo descabellado, ni mucho menos, el pensar que una actividad tan dispar como un juego de naipes pueda ser una buena referencia a la hora de emprender una nueva aventura laboral. De hecho, el póker y los negocios de alguna forma siempre han ido de la mano, ya que al fin y al cabo, tanto en uno como en otro, se trata de saber cuándo invertir valorando entre otros factores la competencia y los riesgos.

Pese a que en el caso de la gran mayoría de las personas el póker es un solamente un modo de ocio como otro cualquiera, ya en sí puede ser una forma de negocio para algunos elegidos que poseen unas aptitudes adecuadas para desarrollar este juego. Algo lógico por otra parte si tenemos en cuenta que simplemente una sala de póker online como PokerStars tiene ya más de 100 millones de usuarios en todo el mundo, lo que explica que a partir de una cifra de semejante volumen, lo normal es que surjan auténticos especialistas.

Pero al margen de cómo lo afronte cada cual, las bases sobre las que se asienta el póker pueden ser de alguna manera un interesante manual para uno de esos tantos autónomos que en nuestra era arrancan ilusionados con su proyecto de negocio. Una voz respetada en estas lides como la del empresario argentino Damián Voltes da buena cuenta de ello. Este precursor en cuanto a la creación de negocios vinculados a Internet y emprendedor de prestigio en su país, es un ejemplo de éxito con sus empresas, hasta el punto de que algunas de ellas han sido adquiridas por otras grandes compañías como Fox International Channels.

En su juventud Voltes era un apasionado a una variante del Backgammon denominada Chouette. Posteriormente se fue decantando por el póker, en parte por las similitudes que encontraba entre este juego y los negocios, algo que siempre le ha servido de referencia. Hace un tiempo en su blog, Voltes compartía algunas de las directrices que, a través del póker, en su opinión se pueden ir aplicando de forma muy positiva al emprender nuevos negocios.

Para comenzar, una de sus máximas es que si no conoces nada de una materia no te juegues allí tu capital. No importa si a los ojos de otros es un gran negocio y algunas personas ganan mucho dinero allí. Nunca es tan sencillo. Si quieres apostar por ello has de aprender previamente, y al igual que en el póker, puedes hacerlo gratis. Después ya tendrás tiempo de poner tus ahorros en juego, siempre recordando que generalmente los resultados no llegarán de forma inmediata y que aunque a veces ganes has de estar listo para las adversidades que irremediablemente aparecerán en algunos momentos.

Elige cuidadosamente el momento de pasar a la acción, sé paciente. Arrancar en el momento adecuado marcará en buena medida el éxito en tus comienzos. Del mismo modo que un jugador no entra en las apuestas en todas las manos, has de saber reconocer la oportunidad de ganar porque ésta llegará antes o después.

Lee, estudia, infórmate. El conocimiento es poder. La casualidad aparece esporádicamente y siempre es bienvenida, pero no es recomendable esperar demasiado de ella. Algunas personas piensan que es un factor determinante en el póker, pero hay unos datos que corroboran que en gran medida no es así. ¿Si no cómo se explica que en las grandes competiciones internacionales siempre aparezca un nutrido grupo de jugadores que habitualmente se repite entre los puestos destacados de la clasificación? No, no se trata de que sean personas tocadas con una varita mágica, sencillamente tienen más aptitudes y están mejor preparadas. De la misma forma sucede con los empresarios de éxito.

Observa siempre y escucha. Estudia con atención a tu competencia porque de ellos es de quien más puedes aprender. Conocer a tus adversarios te dará una idea más clara de cómo competir con ellos. Los éxitos y fracasos de los demás pueden ser una buena referencia para llegar antes al objetivo que te marcas. Por otro lado, no te dediques a calcar las estrategias de otros y crea tu propio estilo de juego o negocio. Hacer lo contrario de lo que todos predicen se convierte a veces en una buena fórmula para triunfar.

Jugar contra los mejores siempre es una buena elección puesto que aumentarás tu caché y atraerás la atención, pero nunca pierdas de vista tu estatus y no inviertas tiempo y dinero en lo que está fuera del alcance de tus posibilidades. La paciencia es una de las mejores virtudes en estas circunstancias y si tu trayectoria es sólida, llegarás más pronto que tarde.

No bases tu estrategia en el engaño. Cuida tu imagen y la de tu marca. Tanto en el juego como en los negocios, la mentira puede darte ocasionalmente alguna ventaja, pero a la larga todo el mundo es conocido y la reputación se resiente. Respeta siempre a tus competidores y serás respetado. Ser amable y amistoso no te hace más débil, al contrario, no sabes quién te encontrarás sentado a tu mesa durante una situación comprometida en la que los enemigos nunca suman en positivo.

Aprende a manejar el riesgo. Este es uno de los factores que marcarán el éxito o el fracaso en tu proyecto. Debes estar preparado para advertir rápidamente cuáles son los beneficios en contraposición con los riegos que asumes al lanzarte a realizar una operación. Un buen jugador de póker analizará cuidadosamente una jugada antes de realizar una apuesta, teniendo en cuenta las Odds Implicitas en las que se valora la jugada que puedes llegar a reunir, el riesgo en la inversión que debes realizar para seguir adelante en la jugada y el beneficio que puedes recibir en caso de que tengas éxito. Tener claros esos factores te asegura en buena medida que tomarás la decisión correcta a la hora de entrar o retirarte. Lo mismo sucede a menudo cuando has de afrontar una nueva operación en cualquier tipo de negocio.

Otro de los puntos principales a la hora de administrar tu empresa es la gestión del capital del que dispones. Si ya es obvio que a la hora de emprender un negocio has de tener claro que cuentas con un respaldo económico que te lo permite, lo mismo ocurre cada vez que has de afrontar una operación que requiere de una importante inversión económica. Un buen jugador de póker se reconoce también por el manejo que tiene de su bankroll (fondos destinados al juego). La premisa es no hacer nunca frente a una apuesta o inversión que supere un porcentaje del bankroll que muchos sitúan alrededor del 10% (aunque en esta cifra hay diferentes opiniones), es decir, no te juegues un capital que en el peor de los escenarios ponga en riesgo su economía. Un correcto autocontrol de este bankroll permite el crecimiento del mismo y la posibilidad de enfrentar en un futuro retos cada vez mayores.

En resumidas cuentas: si uno es suficientemente inteligente para poner en marcha su proyecto, también debe serlo a la hora de saber cuándo retirarse. Es preferible una salida digna que un doloroso fracaso.

  • Fuente Imagen Principal: pexels
  • Fuente Imagen Texto: pixabay.com

compartenos

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Leer entrada anterior
5ª edición de Inbound Marketing

El inbound marketing consiste en una serie de técnicas de marketing no intrusivas dirigidas a incrementar el número de visitantes...

Cerrar