Pros y contras del liderazgo laissez faire

0

¿Cómo vas a gestionar a tu equipo? ¿Intentarás que los empleados se limiten a seguir tus instrucciones, optarás por facilitar la participación de los colaboradores en la toma de decisiones, buscarás la confianza y fidelidad de tu equipo desplegando tu carisma en la dirección, dejarás libertad a tu equipo para que desarrolle sus funciones…?

Existen diversos estilos de liderazgo, como los desarrollados por Paul Hersey y Ken Blanchard a mediados de los años 70 a través de su teoría del liderazgo situacional. La selección de uno u otro modelo no es algo casual ni irrelevante: serán tus propias circunstancias las que demanden un determinado modelo de management y, en función del elegido, obtendrás una serie de ventajas y desventajas.

Dentro de las posibilidades que tienes, se halla el liderazgo laissez faire, también llamado el modelo liberal por la alta capacidad de decisión e independencia que el directivo o emprendedor facilita a los trabajadores. De hecho, el término ‘laissez faire’ significa ‘dejar hacer’.

¿Qué es el liderazgo laissez faire?

Según Yohanna Pacsi Choque, en este estilo de management, el  líder “entrega voluntaria e intencionalmente el poder y la autoridad al grupo u organización sin perder completamente el control, de tal manera que queda libre de toda responsabilidad cuando la empresa u organización no se encuentra funcionando eficientemente”.

En concreto, si quieres llevar a cabo un liderazgo laissez faire en tu negocio, deberás responder a las siguientes pautas:

  • Desarrollar un rol pasivo en la empresa, sin involucrarte en las actividades que ponen en marcha los colaboradores y dando libertad de actuación plena al equipo.
  • Dar libertad de organización a los trabajadores, delegando en ellos la responsabilidad de distribuirse las funciones, formar los grupos de trabajo o fijar las reuniones periódicas.
  • Intervenir en el desempeño profesional de los empleados solo en el caso de que sea solicitado por la plantilla.
  • Trasladar la toma de iniciativas y capacidad creativa a los miembros del equipo.
  • Adoptar una actitud permisiva de cara a las peticiones y acciones de los trabajadores, dejándote llevar por las decisiones del grupo antes que imponer tu criterio.
  • Ofrecer opiniones neutras, sin juzgar las aportaciones o sugerencias de los empleados.

Ventajas y desventajas del liderazgo laissez faire

Este modelo de liderazgo cuenta con defensores y detractores.

En este sentido, para Idalberto Chiavenato, autor de Introducción a la teoría general de la administración, el hecho de que los líderes liberales  dejen a sus subordinados hacer su voluntad tiene como consecuencia que el funcionamiento de la empresa no tenga un objetivo preciso.

Más duros respecto al liderazgo laissez faire se muestran Badford y Lippitt en Building a democratic work group. Management and Philosophy que atribuyen a este modelo poca preocupación y evasión de responsabilidad.

Así, el liderazgo laissez faire presenta las siguientes desventajas:

  • Si los trabajadores no tienen los suficientes conocimientos o experiencia como para actuar por sí solos el negocio no funcionará.
  • La ausencia de información del líder hacia los equipos puede provocar que no se lleguen a alcanzar los objetivos.
  • Los empleados tienen a desarrollar sus tareas de forma individual, en detrimento del trabajo grupal coordinado.
  • La solución de conflictos se vuelve más complicada, al existir numerosas personas con voz y voto en la compañía.
  • Puede desmotivar a los trabajadores si perciben la conducta del líder como apática o sin interés.

Sin embargo, para otros expertos como Chiriboga y Caliva o Hodge y Johnson, el liderazgo laissez faire también cuenta con sus ventajas, siempre que se lleve a cabo en el momento oportuno y con el equipo adecuado. En estos casos, este modelo de management presenta los siguientes beneficios para el negocio:

  • La empresa no se verá afectada por una ausencia puntual del líder.
  • Impulsa la motivación de los empleados al reforzar la libertad y confianza en su profesionalidad.
  • Incrementa la capacidad creativa de los colaboradores, al no tener límites preestablecidos.
  • Los trabajadores están más preparados, permitiendo su rápido ascenso dentro de la empresa.
  • Agiliza los procesos y consecución de objetivos, cuando los equipos están cohesionados.

Por tanto, para convertirte en un emprendedor de éxito, antes de decantarte por este estilo de liderazgo debes analizar si realmente tu equipo está preparado para tomar las riendas del negocio.

Y, ya sabes, si te ha gustado el post, compártelo.

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Leer entrada anterior
Ideas originales de e-commerce que seguro no se te habrían ocurrido

La posibilidad de adquirir un artículo por internet es una idea cada vez más extendida y asentada en el mundo...

Cerrar