No te vendas al SEO a costa de tus clientes

0

Todos sabemos que el SEO es importante. No te puedes permitir aparecer en los últimos resultados de búsqueda mientras la competencia te hace burla desde las alturas.

Pero por favor, por lo que más quieras, ¡NO sacrifiques a tus clientes en el altar del dios SEO!

Perdón. Es que en realidad ignorando al usuario, además de ponerlo en tu contra, empeoras el SEO.

Pero te entiendo.

El equilibrio entre el SEO y la experiencia del usuario es un tema espinoso.

Tal vez hasta ahora has ignorado la cuestión precisamente porque te parecía problemática. O tal vez tenías todo solucionado utilizando mapas, códigos y artículos de periódico, como el tipo de Una Mente Maravillosa, y luego Google te lo cambió todo.

O tal vez has terminado por decir “al diablo”, y volver a MySpace.

¿La experiencia del usuario cuenta para el SEO?

Sí. Sin duda. Y contará más en el futuro.

Pero tendemos a hacer las cosas demasiado complicadas. Si deseas dar en el clavo, vas a tener que relajarte y aceptar que en realidad la solución es muy FÁCIL.

Ponte en la piel de Google.

No es ningún secreto que Google está pensado para hacer dinero. No te conviertes en una compañía de mil millones de dólaresdinero regalando tus servicios. ¿Cómo mantiene Google el flujo de dinero al estilo del tío Gilito? Manteniendo a la gente atrapada en su motor de búsqueda durante el mayor tiempo posible.

Si la gente está contenta con los resultados, volverá más veces. Así Google puede vender más anuncios y continuar revolcándose en sus pilas de dinero.

El recreo en Google

La moraleja del cuento: Google está optimizando su producto (el motor de búsqueda) para el usuario.

Nosotros deberíamos seguir el mismo camino.

Por desgracia, las empresas lo hacen MUCHO más complicado de lo que deberían.

Gastan demasiado tiempo en encontrar grandes palabras clave con gran volumen de búsquedas. Ponen palabras clave en el título, la URL, la etiqueta de cabecera, las etiquetas H2 y H3, en el 2,5% del contenido de la página, y… por favor pellízcame que me duermo.

Por supuesto, esto no es lo que ves como usuario. Ves una compañía que escribe para los robots de los motores de búsqueda. Le echas una mirada, te frotas los ojos porque no te puedes creer el desastre, haces clic y te vas. No pierdes el tiempo en una web que parece diseñada por niños.

¿Es esa la reacción que buscarías si fueras Google?

Ni hablar.

Recuerda, para Google, visitas equivale a dinero. Cuando un usuario se aburre y sale de la página, Google pierde ingresos. Para ordenar los resultados de búsqueda por su calidad, Google busca cada vez más, en primer lugar, indicios de la satisfacción del usuario.

Ahora ponte en la piel de tu cliente.

Son las cosas más obvias las que se pasan por alto. Si vas a optimizar tu sitio para tus clientes… tienes que pensar como ellos (lo sé, lo sé, es obvio).

Si fueses un cliente que busca un negocio como el tuyo, estarías pensado “¿qué espero encontrar en la página?:

¿Un número de teléfono?
¿Un chat en vivo?
¿Un formulario?
¿Preguntas más frecuentes?
¿Información acerca de los servicios que se ofrecen?
¿Imágenes?
¿Vídeos?

Depende de ti averiguar lo que quieren tus clientes.

Y si no estás seguro, siempre puedes preguntarles directamente a través de una encuesta o sondeo. Es un elemento clave para conseguir una buena UX (experiencia de usuario) para SEO, así que no ahorres esfuerzo ni dinero en ello.

Si te detienes a observar lo que hacen compañías importantes y bien optimizadas para SEO como GoDaddy, Shopify o LCN, está claro que tienen la experiencia del usuario en mente. Al ir a la página web de GoDaddy, lo primero que se ve es la capacidad de buscar un nombre de dominio. Exactamente lo que espera el usuario de Google. Lo mismo ocurre con Shopify. Lo primero que se ve es cómo crear una tienda de comercio electrónico personalizada, que es lo que espera la mayoría de usuarios de Google. GoDaddy y Shopify se optimizan para SEO creando la experiencia de usuario perfecta.

Una vez más, Google busca indicios de que el usuario está satisfecho. Olvídate de todo aquello que piensas que más preocupa a Google – no le preocupa en absoluto.

Por eso resulta crucial pensar en las implicaciones para el SEO cuando diseñas y re-diseñas tu sitio web.

Como dijo Matt Cutts en una entrevista en Wired:

“… la clave es que tú mismo sabes por experiencia qué tipo de sitio aporta algo a los usuarios y cuál no. Y dimos con una manera de clasificarlos para decir, vale, ponemos el IRS o Wikipedia o el New York Times a un lado, y los sitios de mala calidad al otro lado. Puedes llegar a ver hasta las razones matemáticas… ” Matt Cutts, entrevista en Wired. 2011

 

Entérate de cómo valora Google en cada momento tu tema y palabra clave.

He aquí el ejemplo de uno de nuestros clientes que se dedica a la agricultura. Vinieron buscando ayuda con la SEO y el marketing de contenido.

Nos dijeron: “Mirad, sabemos quién es nuestro público objetivo y queremos dar a conocer nuestra marca, de manera que hemos contratando a los mejores escritores de contenido para que nos envíen artículos de entre 750 y 1.000 palabras sobre maíz y brócoli. Necesitamos clasificar esas páginas en lo más alto del ranking con las palabras clave “maíz” y “brócoli” “.

La petición era problemática por varias razones:

  1. Las palabras clave. Inmediatamente se encendió una bombilla en mi mente con un letrero que decía: “Aquí tienes una compañía demasiado centrada en las palabras clave.”
  2. No venden el alimento “maíz”. Venden servicios para los agricultores, no el producto. Cuando buscas “maíz”, es el producto lo que aparece.
  3. Obviamente quieren emplear términos equivocados. Si acaban empleando “maíz”, el público va rebotar a Google, porque los usuarios de Google que teclean “maíz” por lo general buscan el producto. El sitio web del cliente no es lo que ellos esperan y estos rebotes causan graves problemas de SEO.

Ya ves por dónde voy. La empresa está dedicada al maíz como cultivo y no al maíz como alimento. Una ligera diferencia en la experiencia de usuario que supone una gran diferencia en los resultados SEO.

Para resolver el problema, intentamos observar en perspectiva lo que quería el cliente y decidimos cambiar el contexto en el que aparecía el contenido sobre maíz y brócoli. Una intervención mínima que disparó las visitas.

Una vez más, la clave es lo que Google quiere. Tienes que comprobar no sólo en qué tema está clasificado Google una palabra clave o frase, sino también en qué tipo de resultados – vídeo, infografía, artículos, páginas de venta, etc. Esto marcará diferencias en tu manera de diseñar la estrategia de contenido para SEO y a la vez mejorar la experiencia del cliente.

Mantén satisfecho a la diosa SEO

No es difícil tener felices y contentos al dios SEO y a tus clientes. Diseña tu sitio web pensando en tus clientes. No hagas que reboten a Google por alguna tontería como aburrirles con un popurrí de vídeos de Al Gore, cuando lo que buscaban era tu número de teléfono.

 

Todo es cuestión de dar a Google y a tus clientes lo que esperan.

Colaboración de:

ColaboradorMi nombre es Ryan Stewart. Llevo casi una década trabajando en marketing digital especializado en análisis web, SEO y mercadeo de atracción.

He creado y dirijo Webris, una agencia de búsqueda y análisis web con sede en Miami. Ponte en contacto conmigo en Twitter |LinkedIn.

compartenos

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR