Emprendedores SGC

0

En el mundo, la presencia del Emprendedor, se hace día tras día más necesaria. Esta afirmación no es solo una expresión de deseo, la cual permita el desarrollo del tema que presentaré en las siguientes líneas, sino una simple lectura de la realidad y de la necesidad del desarrollo y la mejora del primer eslabón del “Ciclo de Vida del Empresario”.

El Emprendedor es sinónimo de mejora continua e innovación… ¿Por qué? Por la simple razón de que no existiría ningún motivo lógico, por el cual, una persona, quisiera desarrollar un emprendimiento en un todo globalizado, si no se relacionara con un nuevo bien/servicio o se vinculase a una mejora de lo hoy existente en el mercado.

 Los Emprendedores aportan, además de mejoras e innovación, la posibilidad de disminuir el precio medio de los bienes/servicios que se ofrecen al mercado y son pagados por el consumidor, como así también brindan una alternativa de reinserción laboral a través de las competencias adquiridas o nuevos conocimientos. A su vez, contemplando el ciclo de vida de una empresa, que se inicia con una idea y culmina en la gran empresa; es en la etapa del Emprendedor en donde las personas adquieren los primeros conocimientos, a temprana edad, en el gerenciamiento de una organización (el 49% de los Emprendedores Argentinos son menores de 35 años).

 Con lo cual, con lo hasta ahora expuesto, es sumamente importante y necesario, para el desarrollo de un país, el fortalecimiento y apoyo continuo de los Emprendedores, haciendo foco en formarlos en temas no necesariamente vinculados con el bien o servicio que comercializan.

Seguramente, para los que ya han leído alguno de mis artículos, no se verán sorprendidos si la propuesta es vincular al Emprendedor con los Sistemas de Gestión de la Calidad (SGC) basados en la Norma Internacional ISO 9001… Lo cual surge de la falta de respuesta a una simple pregunta.

¿Por qué debemos empezar a implementar los SGC en la Mediana Empresa (y no antes)?

¿Por qué? Debemos avanzar en el ciclo de vida de una organización sin utilizar un SGC, como Columna Vertebral y Eje Disparador para la mejora continua, y recién incorporarlo cuando se supera una facturación anual promedio de U$S 1.000.000 o recién al contar con más de 20 empleados (personal ocupado); cuando quizás, para llegar a este punto, demoramos 5, 10 o 20 años… Pensemos que desde un inicio y durante toda la vida de una organización se van incorporando, consiente e inconscientemente, usos y costumbres que al pasar los años se acentuando y, la modificación de los mismos, se va haciendo cada día más difícil. Incluso, en ocasiones, estos intentos de modificar algo instalado suele ocasionar conflictos y cambios organizacionales complejos.

modeloCalidad_1Con lo cual, por qué debemos “modificar” la cultura de una organización, con sus formas, usos y costumbres; en un determinado momento de su ciclo de vida, y no nos proponemos que el Emprendedor incorpore desde sus inicios el cumplimiento de los principios de un SGC; lo cual, además de “obligarnos” a una mejora continua, nos adecua a los requisitos que demanda un mercado globalizado y colaborará con la posible internacionalización de mi organización.          

Las consecuencias de implementar esta alternativa, en un proceso de incubación, me imagino que se relacionará con la mejora en las competencias y en mitigar el corto ciclo de vida del emprendedor Argentino que, durante el pasado año, alcanzó una efectivización de empresas establecidas del 9,6% respecto al 15,9% del total alcanzado en la Tasa de Actividad Emprendedora (empresas nacientes de hasta 3 meses de vida y empresas nuevas de 3 meses a 42 meses) sobre la población general.  

 En fin, para ir arribando en la conclusión de este breve pensamiento, vale aclarar que, seguramente, los entendidos en SGC ISO 9001, afirmarán que el Emprendedor no podrá cumplir con cada uno de los requisitos obligatorios de la norma. Lo cual puede llegar a ser cierto, dado su tamaño y a que solo se deberá incorporar lo que genere valor al cliente o a otras partes interesadas de la organización; pero lo que sí podrá implementar, desde el inicio, es el cumplimiento de cada uno de los principios del SGC; lo cual, sin dudas, generará valor desde el primer momento y sobre los cuales se deberán ir plasmando los requisitos y mejoras que deriven del avance del ciclo de vida de la organización, y culminará con el cumplimiento efectivo de cada uno de los requisitos de la Norma ISO 9001. Siendo este final, en realidad, la foto completa inicial, desde la cual se realicen las mejoras continuas en búsqueda de la satisfacción de nuestro mercado meta.

En conclusión, los invito a pensar por qué no podemos iniciar un Emprendimiento en concordancia con una Norma Internacional que hacen a la satisfacción de los clientes y a otras partes interesadas, a la superación de las expectativas de los mismos, a la mejora continua y a la adecuación de estándares compartidos y reconocidos en más de 160 países… ¿?

…Por supuesto, para el que no lo crea así, dejo mis datos al pie, lo cual nos permita intercambiar ideas y hacer que el Emprendedor mejore día tras día.

 Lic. Julián Candermo

@JCandermo – jcandermo@gmail.com – www.jcandermo.com.ar

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Leer entrada anterior
Un buen plan de negocios para conquistar a los inversores

España vive su particular fiebre del emprendedor. Las elevadas tasas de paro y las reformas encaminadas a promover el autoempleo...

Cerrar