Claves para convertir una idea en una empresa

0

“Tengo una idea y curiosamente no tengo ni idea de cómo ponerla en marcha”. Éste es uno de los temores de muchos emprendedores. Convertir una idea en empresa no es tarea fácil. Por esta razón, distintas administraciones y asociaciones disponen de centros de orientación para ellos.

 

  • Emprender supone tomar  las riendas de tu futuro
  • La idea es la primera piedra de todo el proceso
  • Emprender solo o  acompañado es una de las decisiones más difíciles
  • Asociaciones e instituciones responden a las dudas del emprendedor

Sin entrar en el debate de si los emprendedores nacen o se hacen, todos ellos deben dar respuesta a numerosos interrogantes.

 ¿Cómo puedo encontrar una idea y transformarla en mi empresa?

“La idea es la primera piedra del proceso de todo emprendedor”, afirma María José Landaburu, secretaria general de UATAE (Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores). Para saber diferenciar una idea leonina de una buena idea “es necesario conocerse uno mismo o al grupo de personas con los que vas a emprender”, asegura Francisco Díaz Bretones, profesor de psicología de la Universidad de Granada y consultor de emprendedores. La idea debe encaminarse a la respuesta a ¿qué se hacer mejor?

 Un emprendedor tiene que conocer el sector donde se enmarca la idea para que ésta tenga éxito. “Esto se consigue teniendo experiencia en el sector porque permite conocer si la idea cubre alguna necesidad”, analiza Joaquín Ruiz de Castroviejo, presidente de SECOT (Seniors Españoles para la Cooperación Técnica) en Madrid y añade una de las características que deben compartir las ideas innovadoras: “tiene que ser un proyecto que se diferencie del resto, planteado sobre un escenario realista que evite posibles desengaños”. Por ejemplo, “abrir una agencia inmobiliaria no sería una buena opción actualmente” comenta Ruiz de Castroviejo.

 ¿Cómo debo madurar una idea emprendedora?

Toda idea debe ir superando una serie de etapas. La primera es realizar una prospección en el mercado para conocer si hay demanda. “Este proceso se puede realizar con los amigos y familiares. Conocemos si su opinión coincide con la nuestra, vemos si responde a una necesidad social y si el precio de nuestra actividad tendría buena acogida”, explica Díaz Bretones.

 Si nuestro producto o servicio se basa en una idea innovadora “no será posible testearlo porque es algo nuevo” pero si la idea innova sobre un producto o servicio ya existente “se puede anticipar la reacción de los posibles clientes observando cómo reaccionan ante productos similares para tener una visión panorámica del escenario”, remarca Ruiz de Castroviejo.

 Seguir leyendo el artículo…

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Leer entrada anterior
Ellas Conectan Global

El objetivo del encuentro es reunir presencialmente primero y posteriormente on line, a una vanguardia de innovadoras y emprendedoras de...

Cerrar