5 Claves para Emprender en China

0

Las diferencias entre la cultura china y la española son numerosas y van desde las más evidentes hasta otras más sutiles. A pesar de la globalización y de las actuales posibilidades en materia de comunicación, que hacen que las costumbres y las tradiciones culturales estén cada vez más extendidas, la idiosincrasia de cada sociedad se mantiene y se ve reflejada incluso en ámbitos tan vigentes como los usos de internet.

Tener en cuenta las peculiaridades de cada sociedad es uno de los aspectos imprescindibles para intentar poner en marcha un proyecto que no termine en batacazo, máxime cuando el país receptor tiene un nivel de competencia como el que China vive en este momento.

Las cifras económicas del gigante asiático están atrayendo a muchos inversores europeos a exportar una idea de negocio allí, en especial una startup que aproveche el buen momento que vive el e-commerce en el país.

Pero para poder triunfar no basta con solicitar la traducción al chino de nuestra web, sino que se hace imprescindible contratar los servicios de profesionales nativos que nos asesoren tanto en la comunicación corporativa como en el diseño.

Para empezar, aquí hacemos un repaso de las principales tendencias y hábitos de consumo digitales en el mercado chino:

  • Acceso a Internet

Uno de los aspectos imprescindibles a la hora de posicionarte en el mercado asiático son los datos en el acceso a internet. China llegó en 2014 a los 500 millones de usuarios móvil, cuatro veces más que en 2008, y el número de los que accedieron a Internet mediante dispositivos móviles superó el 83%, adelantando por primera vez el porcentaje de conexiones mediante PC (80%). El móvil es también protagonista de cualquier proceso que exija reconocimiento del usuario; de hecho, la mayoría de las webs en China usan el número de teléfono en lugar de la dirección de email como identificador para iniciar sesión o recuperar una contraseña. Una web adaptada al móvil no es por tanto un aspecto opcional en el mercado chino.

  • Comercio electrónico

El e-commerce se encuentra en pleno apogeo en China, tanto desde ordenadores como desde móviles. Para la mayoría de las pymes la opción menos arriesgada para la venta online es trabajar a través de portales como Tmall. También hay que tener en cuenta la importancia que tienen en estas plataformas la prueba social y el sistema de rankings, donde una bajada en la valoración de un producto se traduce en una pérdida de las ventas. En cuanto al sistema de pago, en China gran parte de las transacciones se hacen a través de AliPay, plataforma de pago desarrollada por el gigante Alibaba, en detrimento de las tarjetas de crédito.

  • Redes sociales

Otra de las diferencias clave está en el ámbito del Social Media. En China cuentan con Youku, versión propia de YouTube que surgió después de que la red mundial de vídeos fuese censurada en 2008; Renren, que nació ese mismo año como un portal móvil y fue creciendo hasta llegar a los 30 millones de usuarios activos diariamente; Firechat, una red que se extendió como la pólvora durante las revueltas del pasado septiembre en Hong Kong porque permite comunicarse a través de bluetooth sin internet; o WeChat, el servicio de mensajería líder en el país.

  • Buscador

Ni siquiera el motor de búsqueda más importante del mundo, la bestia económica Google, que en España supone cerca del 98% de las búsquedas online, se ha salvado de las restricciones en China: allí Baidu es el principal buscador.

  • Weibo

Mención aparte merece, por su repercusión y su número de usuarios, Weibo, el equivalente al Twitter en China -aunque con algunos de los servicios de Facebook-. Está disponible en chino y en inglés, lo que no evitará que sea necesaria una traducción al chino para tener un alcance global. La red social más grande en el país asiático ha tenido que adaptarse a las normas y cumplir una serie de requisitos que rozan la censura. Quizás eso esté detrás del parón en su crecimiento: 56 millones de personas dejaron de usar Weibo en 2014. Otra de las causas podría ser la nueva norma del Gobierno chino que exige el nombre real del usuario durante el registro, algo que hasta hace unos meses se podía evitar.

Fuente: Todostartups

compartenos

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR