4 lecciones de startups fracasadas

0

Con miles de startups lanzando nuevos productos por todo el mundo, no resulta extraño que el 75 por ciento de ellas termine fracasando. Este hecho resulta positivo porque el nacimiento y la caída de estas nuevas empresas ayuda a mantener el equilibrio del ecosistema en general.

Los emprendedores pueden aprender tanto de los errores como de los éxitos. Una mala gestión, un marketing ineficaz y un equipo estresado son algunas de las muchas razones por las que suelen fracasar los negocios.

“Se dan casos en que se ponen en marcha startups junto con amigos que no poseen las habilidades complementarias, o bien lo contrario – que aquellas personas que parecían tener un equilibrio perfecto de habilidades, más tarde sus formas de comunicación resultan ser completamente diferentes”, dice Cassandra Phillips, fundadora de Failcon, unas conferencias en las que fundadores de startups fracasadas comparten lo que han aprendido.

Fíjate en estas startups de renombre que llegaron a ser grandes promesas. Algunas fueron adquiridas o llegaron a salir a bolsa, pero finalmente nunca llegaron a despegar. Ahora tan solo son meras estadísticas.

Gowala.Millones de personas pudieron disfrutar de esta red social basada en la ubicación local que se lanzó en 2007 y cerró cinco años después. Fueron muy diversos los problemas que impidieron a Gowalla llegar a atraer a las masas. Foursquare le robó protagonismo. Registrarse en la web no resultaba nada fácil. La compañía lanzó una aplicación web para móviles antes de que la tecnología de los smartphones fuera lo suficientemente avanzada para poder proporcionar una experiencia de usuario positiva. El uso y entusiasmo disminuyeron cuando Gowalla cambió de estrategia y empezó a eliminar funciones.

La startup recaudó $ 8,3 millones en una ronda de capital de riesgo, pero finalmente fue comprada por Facebook por $ 3 millones. Aún cuando una empresa sea adquirida, puede fracasar.

La lección: Evita competir con un gigante. Si vas en contra de Facebook, te enfrentas a una batalla cuesta arriba. Asegúrate de que la tecnología va a poder ofrecer aquello que prometes. Y cabría preguntarse lo que habría ocurrido si Gowalla se hubiera lanzado recientemente, cuando las aplicaciones para móviles han ganado fuerza debido a teléfonos más rápidos y a un mayor número de usuarios.

Pay By Touch. A pesar de la larga lista de inversores respaldando esta compañía que utilizaba las huellas digitales para llevar a cabo los pagos, en realidad Pay By Touch nunca llegó a despegar. Las acusaciones de fraude y los problemas internos ya perseguían al fundador antes de que la empresa se declarase en quiebra a finales de 2007. Los inversores estaban descontentos porque el fundador gastó cientos de millones de dólares en acaparar empresas rivales, pero no podía permitirse el lujo de pagar a los empleados a mediados de año. En parte, puede que fracasara porque muchas personas estaban acostumbradas a las tarjetas de crédito/débito y les gustaba ganar los regalos que estas ofrecían.

La lección: Pay By Touch ideó una solución para un problema inexistente, uno de los errores más comunes de las startups. “La gente piensa que lo que está creando es innovador, atractivo o divertido, y cuando consultan con amigos, obtienen respuestas como ‘Sí, está muy bien”, dijo Phillips. “Para hacer que un producto se utilice realmente, es necesario crear algo de lo que la gente no pueda prescindir. Es posible que este sea el motivo de más o menos la mitad de las startups que fracasan”.

RealNames Corporation. Fundada en 1997, RealNames permitía a los usuarios de Internet Explorer de Microsoft hacer registros de dominio utilizando la barra de direcciones del navegador. Esto hacía que no fuera necesario pertenecer a ningún dominio de nivel superior, como “Com” o “Net”.

La compañía y sus patrocinadores recaudaron más de $ 130 millones en financiación. RealNames cerró sus operaciones en 2002 tras la decisión de Microsoft de redirigir las miles de millones de visitas a la página por trimestre que RealNames resolvía desde la barra de direcciones del navegador, hacia el motor de búsqueda de MSN.

La lección: RealNames estaba a expensas de las decisiones de una empresa gigante para mantener su supervivencia. Intenta que la eficacia y viabilidad de tu producto no dependa de la empresa de ninguna otra persona.

Pets.com. Este famoso fracaso de la era de las puntocom que vendían online productos para el cuidado de mascotas solo duró dos años, de 1998 a 2000. La compañía invirtió millones de dólares en campañas de marketing, incluyendo un anuncio en Super Bowl. Los ejecutivos creían que se estaban aprovechando de un sector a prueba de recesión, pero se encontraron con que el hueco de mercado para el negocio de mascotas no reportaba suficiente dinero. Los gastos de envío de los productos de alimentación eran demasiado elevados. Los artículos de mayor precio, como los juguetes, no podían ofrecerse a precios competitivos. Las ventas de Pets.com dependían en modo problemático de los descuentos, que reducían los beneficios.

La lección: Debes ser verdaderamente sincero contigo mismo en cuanto al desarrollo de tu empresa. “Son demasiados los fundadores que fracasan por temor a pedir ayuda, o que no comparten lo que piensan y se les hace muy cuesta arriba demasiado pronto”, dijo Phillips. “Te aseguro que todo sería mucho más fácil si fueras sincero contigo mismo y con los que te rodean. Muy pocos fundadores lo son”.

Fuente: Elperiodicodelemprendedor

compartenos

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Leer entrada anterior
‘Pop up store’ con 1.000 euros

La finalidad de este tipo de negocios es deslumbrar en un espacio cotidiano, con ingenio y creatividad, por un tiempo...

Cerrar