10 Claves del Buen Emprendedor

0

Crear un negocio en base a una idea de negocio previamente pensada y meditada es una de las asignaturas pendientes de muchos emprendedores. Es curioso que empleamos mucha fuerza en levantar nuestro negocio pero hay una actitud generalizada de ser un poco perezosos a la hora de pensar bien y definir bien nuestro negocio antes de lanzarnos al gran océano de incertidumbres que es emprender.

No morir en el intento de crear nuestra empresa es el motivo de este artículo que pretende generar algunas recomendaciones para nuevos emprendedores. No se trata de descubrir nada nuevo, se trata de no menospreciar algunas claves importantes y dar a todo el proceso del estudio previo y la creación de una empresa la importancia que realmente tiene.

1. Saber identificar el momento adecuado

Vamos a crear nuestro negocio, ¿estamos seguro de que este es el mejor momento económico, financiero, social,…? Y en lo personal, ¿Tenemos el tiempo, el conocimiento y las ganas para poder hacerlo? No hay que olvidar que crear un nuevo negocio nos consumirá mucho tiempo, preocupaciones y tal vez algún gasto no previsto.

En caso de que hemos respondido antes de forma afirmativa es posible que sea un buen momento. Recordar que respecto a la primera pregunta, a veces un mal momento económico en un país puede significar algo positivo si nuestro negocio cubre algún hueco necesario, o bien puede ser el momento menos oportuno. Sentido común.

2. Reconocer nuestras limitaciones

Es fundamental como ya hemos comentado en otros artículos, ser sinceros con nosotros mismos y autocriticos. Es decir, necesitamos realizarnos las preguntas incómodas, ver la situación desde diferentes perspectivas. Sinceramente creo que este es un punto más que importante ya que muchas personas que tienen una idea se comportan de forma poco madura al no querer mirar a los posibles puntos negros o negativos de nuestro proyectos. Preferimos tirar para adelante.

Es fundamental ver la viabilidad de un proyecto empresarial. En este artículo puedes disponer algunas ideas y herramientas que sirven para ver como probar tu negocio.

Crear un negocio, significa tomar decisiones a veces difíciles, liderar equipo, hablar con clientes y vender, ser rápidos en los cambios,…. tenemos que pensar si esto lo podemos hacer nosotros o necesitaremos ayuda de otra persona que sea mejor para este puesto, aunque seamos nosotros los dueños del nuevo negocio.

No es bueno quedarse aislado sin nuevas ideas de como mejorar nuestra empresa, estar solo sin nadie que nos ayude en la toma de decisiones es muy peligroso.

También podemos dejar asesorarnos por amigos que sean empresarios o bien por organismos públicos como los viveros de empresas.

 3. Saber que cubrimos una necesidad

El negocio ideal es aquel que cubre una necesidad que consumidores u otras empresas demandan y no existe buenas alternativas en el mercado para poder hacerlo.

Cubrir una necesidad no solo puede ser inventar un producto maravilloso, puede ser cambiar la forma de vender un producto, añadir nuevos modelos en la satisfacción del cliente, apostar por un segmente olvidado de la población, un servicio post-venta que te diferencie,….

4. Ser realistas

Los que consiguen “Ser Realistas” a la hora de emprender suelen tener muchas posibilidades de éxito, porque demuestra mucha madurez en el plano personal. Ser realistas significa marcarnos objetivos reales, saber a quien podemos llegar y con quien podemos competir, hacer un poco de hormiguitas a la espera de que podamos dar el gran salto y convertirnos en grandes empresas o buenos modelos a seguir.

También es fundamental conocer a tu competencia, no solo basarte en decir, voy a vender más barato y listo, esos negocios casi nunca triunfan a no ser que estén basados en ideas que van muchos allá  del precio. Un ejemplo fácil sería Jazztel, la empresa de telecomunicaciones, esta empresa ha basado su estrategia en un buen precio pero sobre todo en un gran servicio técnico, o al menos así lo dicen cientos de veces en su publicidad. Ellos han detectado que todo el mundo piensa que las empresas de telecomunicaciones son ogros que una vez entras en su red de clientes ya no les importa nada. Esto ha producido cientos de miles de quejas y denuncias. Esta empresa está creciendo a pasos agigantados basando su modelo en el servicio post-venta.

Es por eso, por lo que debemos estudiar bien el mercado y al resto de empresas. Puede ser que esas empresas hagan las cosas bastante bien y tenemos que pensar en que valor vamos a añadir para que podamos competir, y que sea algo más que el precio.

5. Conseguir Financiación

Y llegó la hora de pedir dinero. Pues este punto lo podrían saltar las personas que dispongan del capital necesario para crear su empresa, si es así felicidades, en caso contrario debemos ir pensando que capital y con quien vamos a financiar nuestro negocio.

Este punto es crucial, la cantidad necesaria a solicitar debe ser una cantidad que permita tener una situación de caja cómoda por varios meses, ya que si ya es difícil conseguir una primera financiación, hacerlo 2 veces es de maestros hoy en día. Por eso debemos tener bien trazado el plan de inversión e intentar no quedarnos cortos pero tampoco solicitar demasiado para que la letra mensual no se dispare. Esto se puede conseguir estudiando bien los gastos iniciales, aplicando un aumento virtual de estos para no llevarnos sorpresas y saber que un negocio no rinde desde el primer día como es lógico, hace falta paciencia y tener tesorería para aguantar.

6. Elegir bien el público objetivo

Es necesario estudiar bien este punto, porque tanto si es un negocio orientado a clientes finales o a empresas, debemos saber a quien le vamos a vender y en cada segmento a quien tenemos de competidores.

Encuentra tu segmento, tu ubicación si es un negocio de calle, espera si es necesario al momento adecuado. Busca por internet si el producto o servicio que vender está más o menos solicitado. Identifica tu empresas y tipos de clientes para tu segmento. Apuesta por la especialización.

Competir con públicos muy genéricos es arriesgado si no tienes la capacidad de otros que ya llevan años en el sector.

7. Liderar un buen equipo

Las personas que se unan a ti como trabajadores o socios al inicio de tu aventura empresarial, puede ser definitivo a la hora de hacer que la idea funcione.

Rodeate de personas válidas, positivas y con ganas de trabajar. Sé generoso en el momento que puedas compensarles, si todo va bien, pueden ser personas que te acompañen el resto de tu andadura profesional.

Necesitas a tu alrededor personas que aporten ideas y que sean capaces de solventar los problemas iniciales e inesperados de cualquier nueva aventura emprendedora.

Sé meticulosos a la hora de elegir personas, no lo hagas por compromiso. Es tu dinero, tu tiempo y tu oportunidad. Aquí no valen los amigos y la familia para que se unan, tienen que ser personas que te aporten realmente.

Ah, y no regales porcentajes de la empresa por pequeños trabajos, como algún caso que conozco que daba porcentajes por realizar la paginas web, alguna obra de acondicionamiento, al final te sale  más caro.

8. Ser flexibles

Cuando creamos nuestra primera empresa normalmente tenemos pensado como va a ser, tenemos claro como se comportan los clientes y el mercado y bien trazado el camino hacía nuestro objetivo, pero….. de pronto vemos que surgen casos inesperados, las personas o clientes no son como esperábamos, resulta que es más exigente de lo que pensaba, resulta que necesito algunos otros valores añadidos porque no consigo vender, finalmente debido a algunas cosas que obvié al inicio no puedo vender al precio que esperaba, tengo que ser más caro,…. nada es como esperaba. Bueno, no te desanimes, es lo normal si no se tiene experiencia previa, es por eso que tienes que estar preparado para esto y ser Flexibles. Esto es fundamental, hay que cambiar rápido y adaptarse y no centrarse solo en el modelo que tenemos creado en nuestra mente, si nos piden otra cosa o nos piden un producto o servicio de forma diferente, hay que valorarlo inmediatamente y ver si podemos asumirlo.

Esto también se puede aplicar a la hora de gestionar nuestra empresa, pues es obvio que tendremos muchos dolores de cabeza y preocupaciones que debemos solventar al inicio, bueno siempre, pero sobre todo al inicio.

9. Asumir riesgos

Nunca podemos saber si un negocio va a funcionar, aunque tenga todos los elementos y parezca la mejor idea del mundo o que nuestra local esté situado en el sitio donde más personas pasean para comprar,… nunca podremos asegurar que todo va a ir bien.

Pero es fundamental asumir riesgos al a hora de emprender. Es decir, no queremos crear un negocio sin apenas arriesgar nada, porque tenemos miedo a perder nuestros ahorros. Si tienes claro que tu negocio puede funcionar, arriesgate, no te quedes a medias, porque eso será detectado por la competencia y los consumidores.

10. Autocrítica

Ya mencionado en otros puntos anteriores, este es el gran apartado que todos los emprendedores solemos obviar porque a nadie le gusta que le tumben su sueño. Pero tenemos que ser fuertes y ver nuestro negocio como si fuera de otra persona y criticarlo de forma constructiva.

Es importante no utilizar la autocritica para quitarse de en medio de la aventura empresarial y no realizarla. Hay que ser constructivos, el objetivo no es tumbar el negocio, el objetivo es ver si es viable y como hacerlo de tal manera que nos resulte una gran aventura.

Fuente: FuturoIdeas

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Leer entrada anterior
Consejos para emprendedores estresados

Demasiadas horas de trabajo, demasiadas cosas que hacer, y sobre todo demasiadas cosas en las que pensar, hacen que el...

Cerrar